Preach My Psalter

Province of St. Martin de Porres

     En el siglo II de la Iglesia, los antiguos Padres de la Iglesia, inspirados por Dios, desarrollaron su comprensión de la revelación recibida de Dios acerca de la Virgen María, al contemplar y estudiar a la Virgen en relación con su Hijo, Jesucristo, en la Sagrada Escritura y Tradición. Específicamente, en su comprensión de la revelación de Dios, creían que Dios creó a la Virgen María en perfecta santidad como la Segunda Eva para que algún día concebiría y daría a luz al Santísimo Hijo de Dios, Jesucristo, como hombre en perfecta santidad como el Segundo Adán. Según los Padres de la Iglesia, después de que el Primer Adán y Eva perdieron su santidad, a través del pecado, en la primera creación de Dios de la raza humana, Dios finalmente comenzó Su segunda creación de la humanidad al formar a Jesucristo y a la Virgen María en perfecta santidad como el Segundo Adán y Eva. En su perfecta santidad, como Hijo y Madre, solo ellos cumplirían perfectamente la obra que Dios los llamó a hacer en su plan de salvación para todas las personas. De hecho, solo podrían completar este trabajo con total santidad. Por un lado, en cuanto a la Virgen María, en su perfecta santidad, Dios la llamó a convertirse en la Segunda Eva, la Madre de Su Hijo Jesucristo. Esta vocación, como Madre suya, implicó formarlo en santa virtud hasta la madurez plena como hombre, no solo con sus palabras, sino también con sus acciones. En esta obra de la Divina Maternidad, se convertiría en la Primera y Máxima Discípula de su Hijo Jesucristo para la salvación de la humanidad. Por otro lado, Dios también llamó a Su Hijo, en Su perfecta santidad, a convertirse en el Hijo del Hombre, el Segundo Adán, a través de la Virgen María. Esta vocación implicó predicar el Evangelio con su vida santa, con sus palabras y acciones, especialmente con su sufrimiento y muerte, para salvar a todas las personas. En la providencia de Dios, Jesús cumple esta obra de salvación no por sí mismo, sino con la ayuda de su Madre. En consecuencia, los Padres de la Iglesia creían que la base para llamar a la Virgen María la Segunda Eva era su creación por Dios en perfecta santidad para ser la ayuda maternal de su Hijo, la Madre del Salvador, el Segundo Adán. Por eso, desde la antigüedad, los Padres de la Iglesia han llamado a la Virgen María Panagia, la Santísima Mujer, o la Sanctisisima, la Santísima Mujer. Sobre esta base, providencialmente, esta perfecta santidad de la Virgen María, como Segunda Eva, la preparó para convertirse en la Santísima Madre del Hijo de Dios, Jesucristo, el Segundo Adán, para la salvación de todos los hombres.

     En este breve artículo, comentaré algunos capítulos de tres obras de San Justino Mártir y San Ireneo de Lyon, los primeros Padres de la Iglesia del siglo II que ayudaron a la Iglesia, y a través de la inspiración de Dios, desarrollaron su comprensión de la Virgen María como la Segunda Eva, la Santísima Madre del Segundo Adán, Jesucristo. Estas obras incluyen el Diálogo con Trifón de San Justino y Contra las Herejías y La Prueba de la Predicación Apostólica de San Ireneo. Aquí estos Padres desarrollan paralelos de oposición para defender la perfecta santidad de la Virgen María como la Segunda Eva en relación con su Santo Hijo, el Segundo Adán, Jesucristo. En primer lugar, en algunos paralelos, comparan a la Virgen María y la Virgen Eva como contrarias entre sí espiritual y moralmente. Al hacerlo, no llaman directamente a la Virgen María la Segunda Eva, pero ciertamente profesan que ella es esta Segunda Mujer en la segunda creación de Dios por esta comparación. De hecho, después de proclamar a la Primera Virgen, la Virgen Eva, una virgen pecadora en la primera creación de la humanidad por parte de Dios, los Santos Justino e Ireneo proclaman la Segunda Virgen, la Virgen María, una santa virgen en la segunda creación de Dios de la raza humana. En segundo lugar, en otros paralelos de oposición, también comparan a la Virgen María y Jesucristo como contrarios espirituales y morales al Primer Adán y Eva. Aquí, una vez más, no nombran directamente a la Virgen María y Jesucristo como el Segundo Adán y Eva, pero ciertamente los proclaman como este Segundo Hombre y Mujer en la segunda creación de Dios por esta comparación. En este sentido, después de profesar que el primer Adán y Eva fueron pecadores en la primera creación de Dios de la raza humana, los Santos Justino e Ireneo proclaman que la Virgen María y Jesucristo son el Santo Hombre y Mujer en la segunda creación de la humanidad por parte de Dios. Sobre esta base, al comparar, en todos estos paralelos, la Virgen María con la Virgen Eva, o la Virgen María y Jesucristo con el Primer Adán y Eva, los Padres de la Iglesia enseñan que la naturaleza de su oposición entre sí como seres humanos sigue siendo el mismo, porque permanecen espiritual y moralmente opuestos entre sí en su humanidad.

     Como los Santos Justino e Ireneo desarrollan sus paralelos de oposición para defender la perfecta santidad de la Virgen María como la Segunda Eva, la Madre del Segundo Adán, Jesucristo, basan principalmente estos paralelos en el Génesis, las Cartas de San Pablo y el Evangelio de San Lucas, mientras los estudian y contemplan, como hombres de fe.  En estas fuentes primarias de la Sagrada Escritura, los autores humanos inspirados, Moisés y San Pablo, con la ayuda de San Lucas, desarrollan allí paralelos de oposición.  Moisés, por su parte, a través de una revelación de Dios, profetiza la venida de una Mujer y su Hijo que salvará a la humanidad del mal oponiéndose a la Serpiente y sus demonios. En cuanto a San Pablo, después de escuchar el mensaje evangélico de Cristo mismo, incluida la Tradición oral de la Anunciación en San Lucas, desarrolla un paralelo de oposición de Adán y Cristo. Por esta razón, los Santos Justino e Ireneo basarían sus paralelos principalmente en las obras de Moisés y San Pablo después de leer el Evangelio de San Lucas. Como tal, estas fuentes primarias de las Escrituras informan sus paralelos. En ellos, los Santos Justino e Ireneo comparan a la Virgen María con la Virgen Eva, o la Virgen María y Jesucristo con el Primer Adán y la Primera Eva. En consecuencia, antes de comentar las obras de los Santos Justino e Ireneo, primero comentaré brevemente el Génesis y las Cartas de San Pablo, incluido el Evangelio de San Lucas, las fuentes primarias que utilizan para desarrollar sus paralelos de oposición, como bases de la perfecta santidad de la Virgen María.

     En la primera fuente de las Escrituras, Génesis, después del pecado del Primer Adán y Eva, Dios inspiró a Moisés, el autor humano del Génesis, a proclamar, a través de un paralelo de oposición, la venida de una Mujer y su Hijo que se opondrían a la maldad (Génesis 3:15). La Iglesia profesa que esta Mujer y su Hijo, profetizados por Moisés como oponentes del mal, son el Segundo Adán y Eva, Jesucristo y Su Madre, la Virgen María, del Evangelio. Este primer paralelo de oposición del Génesis, llamado el Protoevangelio, informa los paralelos que los Santos Justin e Ireneo desarrollarían más tarde.  En este paralelo particular del Génesis, Moisés primero compara al Segundo Adán y Eva con el Primer Adán y Eva.  Por eso después de que recuerda en Génesis el pecado del Primer Hombre y la Primera Mujer, el pecado de Adán y Eva, profetiza la virtud del Segundo Hombre y la Segunda Mujer, la virtud de la Mujer y su Hijo, que algún día vendrían como el Segundo Adán y Eva para oponerse al pecado del Primer Adán y Eva por su virtud.  Como tales, estos hombres y mujeres, Adán y Cristo, por un lado, y Eva y María, por el otro, se opondrían entre sí espiritual y moralmente como seres humanos. De hecho, por su oposición entre sí, el Segundo Adán y Eva serían santos, pero el Primer Adán y Eva, pecadores.

     Además, en el segundo paralelo de oposición del Protoevangelio del Génesis, Moisés, inspirado por Dios, compara la bondad de la Mujer y su Hijo, el Segundo Adán y Eva, con la maldad de la Serpiente y Sus ángeles caídos o demonios. Ciertamente, la Mujer misma y su Hijo, en su bondad, trabajarían en nombre del Buen Dios en la guerra contra la Serpiente malvada y Sus demonios. Asi, en esta guerra del bien contra el mal, se opondrían como agentes espirituales y morales. Por lo que en este pasaje, Dios proclama, a través de Moisés, que la Mujer y su Hijo, por un lado, y la Serpiente y Sus demonios, por el otro, serían enemigos entre sí espiritual y moralmente por la Voluntad de Dios. Esto significa que la Mujer y su Hijo serían santos, pero la Serpiente y Sus demonios, impíos. En consecuencia, en el Protoevangelio, Dios promete, a través de Moisés, que la Mujer y su Hijo, en su santidad como siervos de Dios, vencerían la pecaminosidad de Satanás y Sus ángeles caídos aplastando sus cabezas, porque con este acto santo, los destruirían. Sobre esta base, este versículo del Génesis es la primera fuente en las Escrituras que los Santos Justino e Ireneo usan a medida que desarrollan sus paralelos de oposición para defender la perfecta santidad de la Virgen María en relación con su Hijo, Jesucristo.

     La segunda fuente de la Sagrada Escritura que los Santos Justino e Ireneo usan para desarrollar sus paralelos de oposición es el corpus de San Pablo, en particular su Primera Carta a los Corintios y su Carta a los Romanos. Al hacerlo, utilizan la comparación de San Pablo en su paralelo del Primer Hombre, Adán, y el Segundo Hombre, Cristo, como base para comparar a la Virgen Eva, como la Primera Mujer, y a la Virgen María, como la Segunda Mujer en sus paralelos de oposición. Por esta razón, aquí comentaré brevemente las enseñanzas de San Pablo sobre Cristo y Adán que informan las obras de los Santos Justino e Ireneo.

     En la Primera Carta de San Pablo a los Corintios alrededor del año 56, primero desarrolla un paralelo de Adán y Cristo después de estudiar y contemplar la revelación de Dios sobre Adán en el Génesis y también la revelación que recibió de Cristo mismo durante su vida (Gálatas 1:12, Hechos de los Apóstoles 9:3-5), incluida la Tradición oral del Evangelio de San Lucas. Aquí compara a Adán y Cristo como creadores o padres de la humanidad. En primer lugar, cuando San Pablo comienza este paralelo de oposición en La Primera Carta a los Corintios comparando a Adán con Cristo, llama a Adán el Primer Hombre o el Primer Adán (1 Corintios 15: 45a) en la primera creación de Dios. De hecho, Dios creó a Adán a su imagen divina (Génesis 1:27) como la primera persona humana, un ser racional y libre, que se convertiría en el padre original de la raza humana por naturaleza. Al hacerlo, formó a Adán del “polvo de la tierra” y sopló su “aliento de vida” en él (Génesis 2: 7). En consecuencia, cuando San Pablo recuerda esta revelación de Dios en el Génesis, dice que el Primer Hombre, Adán, se convirtió en el primer ser humano en recibir vida “natural” por la acción de Dios (1 Corintios 15: 45-46). De hecho, Dios lo formó para que fuera una “persona natural” (1 Corintios 2:14) “de la tierra” (1 Corintios 15: 46-47). Por lo tanto, después de que Dios creó a este primer hombre a su imagen, proclamó que era realmente “bueno” (Génesis 1:31). De todos modos, a pesar de lo bueno que Dios creó a Adán para que fuera el Primer Hombre, se hizo “terrenal” (1 Corintios 15:47). Según San Pablo, esto significa que se convirtió en un hombre “de la carne” (1 Corintios 3:3). Se convirtió en pecador (1 Corintios 3:3, 15: 21-22, Gálatas 5: 16-21). Por lo que, en la enseñanza de San Pablo, como hombre de la carne, Adán perdió la gracia de Dios por el pecado. Como consecuencia, todos los descendientes de Adán en la primera creación de Dios llevan la “imagen” de Dios según la naturaleza caída del “hombre terrenal” desde la concepción (1 Corintios 15:49), porque todos han recibido la misma naturaleza humana que Adán. Por su pecado, el Primer Hombre, Adán, sometió a todas las personas a la mortalidad y corrupción de la muerte. Sobre esta base, San Pablo llama a Adán el origen o causa de la muerte de todas las personas, porque “todos mueren en Adán” (1 Corintios 15:22). Esta no es solo una muerte espiritual, una contaminación del alma, sino también una muerte corporal para todos.

     En segundo lugar, cuando San Pablo completa este paralelo de oposición en su Primera Carta a los Corintios comparando a Cristo con el Primer Hombre, Adán, llama a Cristo el “Segundo Hombre” o el “Segundo Adán” (1 Corintios 15:45, 47). Esto significa que Dios formó a Cristo como hombre para que fuera, en cierto sentido, el Segundo Padre de la raza humana espiritualmente (1 Corintios 5: 5, 15: 3-4) en la segunda creación de Dios de la humanidad. Por lo tanto, Cristo es su Cabeza o Salvador. De hecho, así como un padre es el cabeza de familia, Cristo también es el cabeza de su familia, la Iglesia. Según San Pablo, en “la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo” para ser concebido y “nacido de una mujer” como el segundo Adán por el Espíritu Santo (Gálatas 4: 4). Por esta razón, como el Segundo Adán, el Hijo de Dios, es un hombre espiritual, un hombre del Espíritu (1 Corintios 15:46, Romanos 4: 6, 29). Como tal, el Hijo de Dios se convirtió en el Hijo del hombre, a través de una mujer, por el Espíritu Santo para comunicar la vida espiritual de “adopción” a todos los seres humanos (Romanos 8:15, Gálatas 4: 5, 1 Corintios 15:45 -46). En este acto, el Hijo natural de Dios, formado como hombre, como el Segundo Adán, los llamó a ser recreados espiritualmente como hijos e hijas adoptivos de Dios por medio del Espíritu Santo (Gálatas 4: 5-6). San Pablo llama a esta segunda creación de Dios, una recreación espiritual en Cristo, para las personas humanas (2 Corintios 5:17, Gálatas 6:15). Se vuelven “santificados en Cristo” (1 Corintios 1: 2, 6:11). En esta recreación, Dios los conforma espiritualmente a la imagen de Su Hijo por la gracia de Su Espíritu (2 Corintios 3:18, Romanos 8:29, Gálatas 4: 6-7). De hecho, por esta gracia del Espíritu de Dios, “llevan la imagen del celestial” resucitado de entre los muertos (1 Corintios, 15:49, Romanos 6: 9). Como el segundo Adán, Cristo es el origen o la causa de la resurrección de los muertos de todas las personas, porque “en Cristo todos resucitarán” (1 Corintios 15: 21-22). Esto es, ante todo, una resurrección espiritual para ellos, por la gracia del Espíritu Santo, en el Bautismo. San Pablo llama a esto la gracia de la justificación (Romanos 5:17), porque todos se vuelven justos. Sobre esta base, esta gracia ciertamente los prepara espiritualmente para una resurrección corporal incorruptible de entre los muertos en el Ultimo Día, el Día del Señor (1 Corintios 15: 52-54, 5: 5).

     Además, en la Carta de San Pablo a los Romanos alrededor del año 57 o 58 (Romanos 5:12-21), desarrolla otro rasgo de su paralelo Adán y Cristo al comparar el juicio que Adán recibió por su desobediencia y el don que Cristo recibió por Su obediencia. Así como el primer Adán recibió un juicio de condenación a muerte por su desobediencia, Cristo, el segundo Adán, el justo Hijo de Dios, mereció el don de la justificación por su obediencia. En consecuencia, como cabezas o padres de sus descendientes naturales y espirituales, San Pablo dice que tanto el Primer Adán como el Segundo Adán comunicaron a su pueblo las consecuencias o frutos de sus acciones. Por un lado, esto significa que los descendientes naturales del Primer Adán, todas las personas, recibieron el juicio de la condenación que Adán recibió por su acto de desobediencia. Esta fue una condena a muerte para todos los seres humanos. Asi, por su desobediencia, el Primer Adán los engendró a todos a la muerte espiritual, la pérdida de su gracia original, desde su concepción en el vientre de su madre. Esta muerte comienza interiormente en su corazón, pero termina en su muerte corporal. Por otro lado, el Segundo Adán, Cristo, comunicó a Sus descendientes espirituales, miembros de Su Cuerpo, la Iglesia, el don de la justificación que Él merecía para ellos por Su acto de obediencia. Sobre esta base, se hicieron justos, por el don de la gracia que recibieron de Cristo, a través de Su obediencia.

     La tercera fuente primaria de las obras de los Santos Justino e Ireneo es el Evangelio. Aquí solo comentaré brevemente la Anunciación del Evangelio de San Lucas. Como recordará, este pasaje de la Sagrada Escritura narra la revelación del ángel Gabriel de la Palabra de Dios a la Virgen María. Cuando aparece ante ella, primero le proclama su saludo angelical: “¡Salve, llena eres de gracia! El Señor es contigo ”(Lucas 1:28). Según la Tradición, aquí el saludo del ángel Gabriel a la Virgen María, Dios te salve, llena eres de gracia, se refiere a la plenitud de la gracia de Dios que ella recibió de Él, mediante su concepción, como ser humano. En otras palabras, este saludo del ángel Gabriel recuerda que Dios formó a la Virgen María en la gracia de la perfecta santidad. De hecho, la palabra griega “kecharitomene” (llena de gracia) revela que Él la creó completamente santificada en su persona. Por lo que ella nunca estuvo sujeta al pecado. La base para que Dios concibiera a la Virgen María en perfecta santidad fue que Él quiso que fuera la Segunda Eva, la Santa Madre del Segundo Adán, Jesucristo. Por lo cual, ella recibió esta plenitud de gracia de Dios como la Segunda Eva para prepararla para convertirse en la Madre del Segundo Adán. Asi, después de saludarla como tal, el ángel Gabriel le revela a la Virgen María que ella concebirá y dará a luz al Hijo de Dios como Hijo del Hombre por el Espíritu Santo (Lucas 1:35). Por eso, en su fidelidad como Segunda Eva, la Virgen María cree la revelación que recibe de Dios a través del ángel Gabriel. En este acto de fe, ella ofrece fielmente su obediencia a la Palabra de Dios: “He aquí, soy la esclava del Señor. Hágase en mí según Su palabra” (Lucas 1:38). Aquí su obediencia a Dios es fruto de su perfecta santidad. Sobre esta base, en su Evangelio, San Lucas describe a la Virgen María como lo opuesto a la Virgen Eva, que desobedeció a Dios, porque ella es la Segunda Eva, la Santa Mujer, que concebiría y daría a luz a su Hijo, el Segundo Adán, en obediencia a la Palabra de Dios. Como tal, aquí la enseñanza de San Lucas sobre la Virgen María informa los paralelos de oposición que los Santos Justino e Ireneo se desarrollarían como base para la perfecta santidad de la Virgen María.

     Para continuar, ofreceré mi comentario sobre las obras de los Padres de la Iglesia, San Justino Mártir y San Ireneo de Lyon, quienes utilizaron los pasajes antes mencionados del Génesis, las Cartas de San Pablo y el Evangelio de San Lucas para desarrollar sus paralelos de oposición como base para la perfecta santidad de la Segunda Eva, la Virgen María, en relación con su Hijo, el Segundo Adán, Jesucristo. La Virgen María tenía que ser santa como mujer antes de poder concebir y dar a luz a su santo Hijo como hombre. Los paralelos de oposición, desarrollados primero en Génesis, las Cartas de San Pablo y el Evangelio de San Lucas, y más tarde en las obras de los Santos Justino e Ireneo, revelan que la santidad de la Virgen María y Jesucristo, como el Segundo Adán y Eva, nunca podría ser contaminada por la pecaminosidad del Primer Adán y Eva o por la maldad de Satanás y Sus ángeles caídos. Como resultado, estos paralelos de oposición en la Sagrada Escritura y la Tradición revelan que la Virgen María y Jesucristo, por un lado, y Adán y Eva, y Satanás y sus demonios, por otro lado, se oponen entre sí espiritual y moralmente. Los Santos Justino e Ireneo proclamaron esta verdad en sus obras.

     En cuanto a San Justino Mártir, un apologista del siglo II (100-165 d. C.), fue el primer Padre de la Iglesia en desarrollar el paralelo Eva y María en su Diálogo con Trifón (161 d. C.) después de leer el Libro de Génesis, las Cartas de San Pablo, y el Evangelio de San Lucas. Al hacerlo, San Justino considera su relación solo brevemente al final del capítulo 100, pero es el primer Padre de la Iglesia en hacer esto. Su breve paralelo aquí fue todavía un desarrollo en la enseñanza mariana en el siglo II. Este es un desarrollo en la comprensión de la revelación recibida de Dios sobre la persona y misión de la Virgen María. En su Diálogo, San Justino desarrolla este paralelo de Eva y María comparando la desobediencia de la Primera Eva, la Virgen Eva, y la obediencia de la Segunda Eva, la Virgen María. En particular, el Hijo de Dios se convirtió en el Hijo del Hombre mediante la obediencia de la Virgen María para destruir la desobediencia de la Virgen Eva. Por eso, así como la Virgen Eva destruyó su obediencia a la Palabra de Dios al obedecer la palabra de la Serpiente, la Virgen María destruyó la obediencia de la Virgen Eva a la palabra de la Serpiente al obedecer la Palabra de Dios que le fue anunciada a través del ángel. En consecuencia, por un lado, al concebir la palabra de la Serpiente a través de la desobediencia, la Virgen Eva “llevó la muerte en sí misma”. Y por ende, se convirtió en la madre de la muerte. Por otro lado, al concebir la Palabra de Dios en la fe mediante la obediencia, la Virgen María se convirtió en la madre de la vida divina a través del Espíritu Santo. Asi, en fiel obediencia a Dios, ella creyó fielmente en la Palabra que recibió de Dios a través del ángel. Esta es la Palabra de que ella se convertiría en la madre de Su Hijo, el Dios-Hombre, Jesucristo. Cuando proclamó: “He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra ”(Lucas 1:38). Por esto, mediante su fiel sí a Dios, la Virgen María concibió y dio a luz al Hijo de Dios, como Hijo del Hombre, que salvaría, en primer lugar, a todos los arrepentidos, que creyeran fielmente en Él. En segundo lugar, este Hijo de Dios, que fue concebido y nacido de la Virgen María como el Hijo del Hombre, también destruiría a todos los incrédulos impenitentes por su infidelidad. Asi, todas las personas de fe arrepentidas serían salvadas del pecado y la muerte por el Dios-Hombre, Jesucristo, imitando la fe de Su madre, la Virgen María, quien obedeció fielmente a la Palabra que recibió del ángel de Dios. A la inversa, todos los incrédulos impenitentes serían destruidos por Él por imitar la infidelidad de la Virgen Eva, que desobedeció la Palabra de Dios, al obedecer la palabra que recibió de la Serpiente. Esta Serpiente, incluidos los ángeles caídos, también sería destruida por el Dios-Hombre. Sobre esta base, aquí San Justino desarrolla este paralelo de Eva y María para proclamar que la Virgen Eva, la Auxiliadora de Adán, se convirtió en la madre de la muerte de todas las personas por su desobediencia a Dios, pero la Virgen María, Auxiliar de su Hijo, Jesucristo, se convirtió en la Segunda Eva, la madre de la vida de la gracia para todos los seres humanos, por su obediencia a Dios (Diálogo, Capítulo 100).

     San Ireneo (115-202 d.C.), Obispo de Lyon, fue el segundo Padre de la Iglesia en desarrollar la comprensión de la Iglesia de la Virgen María en relación con su Hijo, Jesucristo, después de leer las fuentes mencionadas en la Sagrada Escritura, incluida la obra de San Justino. Lo hace, en primer lugar, en el capítulo 19 del Libro III en Contra las Herejías (180 d.C.). En esta obra, San Ireneo presenta a la Virgen María como la Segunda Eva, la Ayudante de su Hijo, Jesucristo, en el plan de salvación de Dios para los seres humanos. Es cierto que no menciona directamente a Adán y Eva en este capítulo, pero estos primeros seres humanos, creados por Dios, como esposo y esposa, que se convertirían en los primeros padres de la raza humana, ciertamente informan lo que él enseña aquí sobre Jesús y María. Según San Ireneo, después de que el Primer Adán y Eva corrompieron a sus descendientes humanos, a través del pecado, Dios levantó un Segundo Adán y Eva, Jesús y María, para salvarlos a través de su fidelidad a Dios. En consecuencia, para San Ireneo, Dios llamó a Jesús y María, Hijo y Madre, para ser, en cierto sentido, los segundos padres de los seres humanos, un Padre y una Madre espirituales, que trabajarían para salvarlos en el plan de salvación de Dios. De hecho, San Ireneo cree, en el plan de Dios, que esta obra de salvación de Jesús y Su Ayudante, la Virgen María, inició una segunda creación de todas las personas por adopción. Esto significa que en la providencia de Dios, llamó a todos los seres humanos a “recibir el don de la adopción” convirtiéndose en hijos e hijas de Dios a través de una “promoción a Dios”. Por esta razón, en la enseñanza de San Ireneo, el Hijo de Dios, Jesucristo, se hizo hombre para que los seres humanos fueran adoptados como hijos e hijas de Dios. Como resultado, les ofreció la inmortalidad y la incorruptibilidad, por adopción, porque era “más que un simple hombre”, “mas que todos los hombres.” Para San Ireneo, solo Jesucristo, como Hijo de Dios, pudo haber salvado a todas las personas como hombres. Solo Él podría haberlos recreado en Su imagen divina como hijos e hijas de Dios inmortales e incorruptibles por adopción (Contra las Herejías, Libro III, Capítulo 19, Párrafos 1-3).

     De todos modos, San Ireneo también enseña que debido a que el Hijo de Dios requirió una verdadera naturaleza humana que descendiera del Primer Adán, a través de la casa de David, solo Él pudo haber ofrecido este regalo de adopción a los seres humanos, por Su concepción humana. y nacimiento de una virgen hija de David. En la providencia de Dios, esta virgen, por supuesto, fue la Virgen María, la Segunda Eva, que concibió y dio a luz al Hijo de Dios. En esta obra de San Ireneo, Contra las Herejías, proclama que así como el Hijo de Dios recibió una generación divina preeminente de Dios Padre desde toda la eternidad, también recibió una generación humana preeminente en el tiempo de Su Madre, la Virgen María. Al hacerlo, San Ireneo indica que la preeminencia de las generaciones divina y humana del Hijo de Dios significa que ambos generadores, Dios Padre y la Virgen Madre de Dios, serían perfectos en su divinidad y humanidad respectivamente. Como tal, el Hijo de Dios mismo también sería perfecto como Dios y como hombre. En este sentido, en su perfección, el Hijo de Dios se convirtió en el Hijo del Hombre de la humanidad de María para salvar a todos los seres humanos como hijos e hijas adoptivos de Dios Padre y de la Virgen Madre. Finalmente, San Ireneo se hace esta pregunta: ¿Quién hubiera imaginado que el Hijo de Dios, engendrado eternamente del Padre, hubiera salvado a la humanidad por una generación temporal de una Virgen humana? ¿Quién se hubiera imaginado que podría haber concebido virginalmente al Hijo de Dios como hombre y permanecer virgen al dar a luz? Solo convirtiéndose en un verdadero hombre de una verdadera Virgen podría el verdadero Dios sufrir, morir y resucitar en gloria por la salvación de todos los seres humanos. De hecho, solo por Su concepción y nacimiento como hombre, a través de la Virgen María, podrían todos convertirse en beneficiarios de Su resurrección inmortal e incorruptible de entre los muertos. Sobre esta base, para San Ireneo, la salvación de todas las personas, por adopción, fue una obra realizada principalmente por el Segundo Adán, Cristo mismo, como Agente Principal, pero en segundo lugar por la Virgen María, Su Auxiliadora materna, como Segunda Eva, porque Él recibió Su humanidad de ella (Contra Herejías, Libro III, Capítulo 19, Párrafos 1-3).

     Adicionalmente, en el capítulo 21 del Libro III en Contra las Herejías, San Ireneo desarrolla un paralelo que involucra la creación de Dios del Primer Hombre, Adán, de la tierra virgen (Génesis 2: 7) y Su formación del Segundo Adán, Cristo, de la Virgen María. Por lo que, así como el Primer Adán no tuvo un padre natural, sino que fue creado de la tierra virgen por Dios mismo, tampoco el Segundo Adán, Cristo, tuvo un padre natural, sino que fue formado por Dios mismo de la Virgen María. En este paralelo, San Ireneo compara la moralidad del Primer Adán creado de la tierra virgen para ser un padre natural y la moralidad del Segundo Adán creado de la Virgen María para ser un padre espiritual. Por un lado, el Primer Hombre, Adán, recibió la sustancia de su naturaleza humana de tierra virgen a través de la Palabra de Dios. Como el Primer Hombre, fue creado por la Palabra de Dios en la sustancia de su humanidad de la tierra virgen para ser el origen natural o padre de todos los seres humanos en la primera creación de Dios, pero desobedeció la Palabra de Dios. Realmente, desobedeció la Palabra de Dios al pecar contra él. Por eso, con su desobediencia, el Primer Hombre, Adán, introdujo a todos los seres humanos fruto malo, el fruto del pecado, incluso la muerte. Por consiguiente, como padre del pecado, se convirtió en padre de la muerte para todos. Por otro lado, el Segundo Adán, Cristo, recibió la sustancia de su naturaleza humana de la Segunda Eva, la Virgen María, en la segunda creación de Dios. En consecuencia, formado por Dios a partir de la Virgen María en la sustancia de su humanidad, recapituló o resumió la creación del Primer Adán en sí mismo, incluidos sus descendientes. Como tal, como el Segundo Adán, fue concebido y nacido de la Virgen María, mediante la Palabra de Dios, para ser el origen espiritual o padre de todos los seres humanos, por Su obediencia a Dios mismo, en Su segunda creación. En Su obediencia a Él, presentó buen fruto, el fruto de justicia, a todas las personas. Esto significa que, como origen o padre de la justicia, se convirtió en el padre de la vida espiritual de todos los seres humanos. Según San Ireneo, Cristo, el Segundo Adán, solo podría haberse convertido en un origen espiritual o padre de justicia para todas las personas, por medio de la Segunda Eva, la Virgen María. Después de todo, como el Segundo Adán, en la segunda creación de Dios, recibió de la humanidad de la Virgen María, la naturaleza humana del Primer Adán. Como resultado, a través de esta naturaleza, recapituló al Primer Adán en Sí mismo, incluidos todos los descendientes de Adán. Sobre esta base, en esta recapitulación, los salvó como hombres, por Su justicia, en obediencia a la Palabra de Dios (Contra las Herejías, Libro III, Capítulo 21, Párrafo 10).

     Además, en el capítulo 22 del Libro III en Contra de las Herejías, San Ireneo desarrolla, por primera vez, un paralelo de Eva y María. En este paralelo, compara la desobediencia de la Virgen Eva y la obediencia de la Virgen María. Por un lado, como mujer, casada con su esposo, Adán, la Primera Eva fue desobediente a Dios como virgen en su matrimonio. En consecuencia, por su desobediencia, se convirtió en causa de muerte para ella y para todos los seres humanos. Por esta razón, se le llama la madre de la muerte, porque ella fue la madre de todas las personas para la muerte espiritual y corporal. Al hacerlo, San Ireneo enseña que esta Primera Mujer, la Virgen Eva, ató a todos los seres humanos en un nudo, el nudo de la muerte, por su desobediencia a Dios. Por otro lado, como mujer, casada con su esposo, San José, María, la Segunda Eva, fue obediente a Dios como virgen en su matrimonio. En consecuencia, a través de su obediencia a Dios, se convirtió en la causa de la salvación para ella y para todas las personas. Como tal, ella es la madre de la vida, porque ella llevó a todas las personas a la vida de salvación espiritual y corporal. Según San Ireneo, esto significa que esta Segunda Eva, la Virgen María, desató el nudo de la muerte de todas las personas por su obediencia a Dios. De hecho, a través de su obediencia, desató la desobediencia de Eva. Por eso, con su acto de obediencia, liberó a los seres humanos de su esclavitud a la desobediencia, incluida la muerte. San Ireneo llama a la obediencia de la Virgen María un acto de fe, porque ella obedeció fielmente la Palabra de Dios. A la inversa, él llama a la desobediencia de la Virgen Eva un acto de incredulidad, porque ella desobedeció infielmente la Palabra de Dios. Ella no tenía fe en lo que le decía. Como tal, la Virgen Eva se convirtió en la madre de la esclavitud de la muerte, pero la Virgen María se convirtió en la madre de la vida en libertad. Sobre esta base, lo que la Virgen Eva ató con su incredulidad, la Virgen María lo desató con su fe (Contra las Herejías, Libro III, Capítulo 22, Párrafo 4).

     También en el capítulo 19 del Libro V en Contra las Herejías, San Ireneo desarrolla aún más su paralelo Eva y María. En este paralelo, compara la influencia que los ángeles santos y caídos tuvieron sobre la Virgen Eva y la Virgen María. Por un lado, después de escuchar la palabra engañosa de la Serpiente, el mismo Satanás, la Virgen Eva creyó la mentira que escuchó de Él. En consecuencia, fue engañada por Su engaño para que huyera de Dios por desobediencia. Por otro lado, después de que la Virgen María, la Segunda Eva, escuchó la Palabra de Dios del santo ángel, San Gabriel, ella creyó que Su mensaje era verdadero. Este fue el mensaje de que ella concebiría y llevaría a Dios mismo. Por esta razón, el santo ángel la guió a Dios, a través de Su mensaje, que se convertiría en Madre de Dios por su obediencia a Su Palabra. Según San Ireneo, esto significa que a través de su obediencia a la Palabra de Dios, al convertirse en Su Madre, la Virgen María se convertiría en la Patrona (Abogada) de la Virgen Eva, incluida la Patrona de todos los descendientes de la Virgen Eva.  En este sentido, para San Ireneo, tan pecadora como lo fue la Virgen Eva, todavía fue redimida por Dios, a través del Patronato de la Virgen María, Madre de Dios. Por tanto, así como la Virgen Eva sometió a la muerte a sus descendientes por su desobediencia virginal, la Virgen María salvó a la Virgen Eva, incluidos sus descendientes, instrumentalmente de tal muerte, por su obediencia virginal (Contra las Herejías, Libro V, Capítulo 19, Párrafo 1).

     Finalmente, en su Prueba de la Predicación Apostólica (185 d.C.), San Ireneo continúa su desarrollo de su paralelo Eva y María. Al hacerlo, aplica su doctrina de la recapitulación, por primera vez, a Eva y María en relación con Adán y Cristo. Como recordará, San Ireneo primero aplica esta doctrina solo a Adán y a Cristo en el capítulo 21 del Libro III en Contra las Herejías. En esta obra, Prueba de la Predicación Apostólica, San Ireneo proclama que esta recapitulación involucra, en primer lugar, a Cristo y a la Virgen María resumiendo la creación original de Adán y Eva, a través de su formación como Segundo Hombre y Mujer, por la Voluntad y Sabiduría de Dios. Este es el comienzo de la segunda creación de la humanidad por parte de Dios. Por un lado, Cristo, el Segundo Adán, recapituló en Sí mismo Su creación del Primer Adán de la tierra virgen al formar una naturaleza humana para Él mismo de la Virgen María, la Segunda Eva, por Su Voluntad y Sabiduría. En verdad, fue concebido y nacido de ella como hombre, por la Voluntad de Dios, mediante el Espíritu Santo, el Espíritu de Sabiduría. Por otro lado, la Virgen María recapituló en sí misma la creación de Cristo de la Virgen Eva del Primer Hombre, Adán, porque la formó, en cierto sentido, de Él mismo, el Segundo Adán, por Su Voluntad y Sabiduría. Como tal, para San Ireneo, la recapitulación es, ante todo, una obra de creación. Aquí Dios mismo, por Su Voluntad y Sabiduría, formó la humanidad una segunda vez en las personas del Segundo Adán y la Segunda Eva. En este acto de creación, recapitularon la creación original de Adán y Eva. En segundo lugar, San Ireneo también proclama que la recapitulación es una obra de salvación que Jesús y la Virgen María, Hijo y Madre, cumplieron como el Segundo Adán y Eva por su obediencia a Dios. En este sentido, Cristo y la Virgen María, mediante su obediencia, resumieron espiritual y moralmente a Adán y Eva para destruir su desobediencia por la Voluntad y Sabiduría de Dios. De hecho, así como Cristo, mediante su obediencia, como agente espiritual y moral, recapituló a Adán en sí mismo para destruir la desobediencia de Adán, de manera similar la Virgen María, por su parte, recapituló a Eva en sí misma espiritual y moralmente, mediante su obediencia, para destruir la desobediencia de Eva. En esta obra de recapitulación del plan de salvación de Dios por la obediencia de Cristo y Su Madre, la Virgen María, no solo destruyeron la desobediencia de Adán y Eva, sino que también destruyeron la consecuencia de su desobediencia, la muerte. Según San Ireneo, esta obra de salvación, a través de la recapitulación, implicó un proceso de restauración llamado recirculación. En su enseñanza, esta obra se cumplió, ante todo, por las acciones de Cristo mismo, Agente Principal de la salvación, pero también en segundo lugar por las acciones de la Virgen María, como Auxiliadora de su Hijo, el Salvador. Aquí las acciones virtuosas de Cristo y la Virgen María contrarrestaron las acciones pecaminosas de Adán y Eva. En consecuencia, como el Primer Adán perdió su comunión en la amistad de Dios al ordenar sus acciones pecaminosamente contra Dios por medio de la desobediencia, Cristo, el Segundo Adán, por Su parte, recuperó esta unión o amistad divina al ordenar sus acciones virtuosamente a Dios a través de la obediencia. Asimismo, como la Primera Eva perdió su comunión en la amistad de Dios al ordenar sus acciones pecaminosamente contra Dios por la desobediencia, la Virgen María, por su parte, como Segunda Eva, preparó a su Hijo, el Segundo Adán, para recuperar esta amistad divina ordenando sus acciones virtuosamente a Dios mediante la obediencia. En este sentido, aquí las acciones virtuosas de Cristo y la Virgen María, Hijo y Madre, son paralelas a las acciones pecaminosas de Adán y Eva, esposo y esposa, paso a paso, en orden inverso. Este es el proceso de restauración de la raza humana que Cristo y la Virgen María cumplieron en obediencia a la Voluntad y Sabiduría de Dios al volver sobre los pasos en falso de la desobediencia de Adán y Eva como medio para deshacer lo que hicieron. En esta obra de restauración, Cristo ciertamente salvó a la humanidad, como Agente Principal, por Su obediencia a Dios, pero Su obediencia dependía de la obediencia de Su Auxiliar, la Virgen María. Esto significa que Él solo pudo obedecer a Dios porque la Virgen María primero ofreció su obediencia a Dios como una preparación para que Él obedeciera a Dios. Por lo tanto, la obediencia de la Virgen María a Dios al concebir y dar a luz a Cristo, el Hijo de Dios como Hijo del Hombre, lo preparó para sufrir y morir por la humanidad en obediencia a Dios. Como resultado, San Ireneo proclama que los seres humanos fueron “reanimados y recibieron vida” a través de la obediencia de la Virgen María a Dios, porque por su obediencia, el Hijo de Dios se hizo hombre, mediante ella, para ofrecer su vida inmortal e incorruptible a todas las personas en obediencia a Dios. Por esta razón, San Ireneo llama a la Virgen María la Intercesora de la Virgen Eva y su esposo, Adán, incluidos sus descendientes humanos. Sobre esta base, por su intercesión materna, como Madre del Hijo de Dios, la Virgen María trabajó como Ayudante de su Hijo para devolver a los seres humanos la comunión de la amistad de Dios (Prueba de la Predicación Apostólica, 30-33).

     En conclusión, los diversos paralelismos de oposición en la Escritura, particularmente en el Génesis, las Cartas de San Pablo y el Evangelio de San Lucas, informan los paralelos desarrollados en la Tradición por los Santos Justino e Ireneo. En estos paralelos, Dios proclama, a través de los autores humanos de la Escritura y la Tradición, la perfecta santidad que la Virgen María recibió de Dios como la Segunda Eva. Por medio de esta perfecta santidad, la preparó para convertirse en la Santísima Madre del Hijo de Dios, el Segundo Adán, Jesucristo.  Por lo que, en estos paralelos de oposición, los autores de Escritura y Tradición ofrecen tres comparaciones de personas que se oponen espiritual y moralmente.

     En primer lugar, estos autores inspirados comparan la santidad de la Segunda Eva, la Virgen María, con la pecaminosidad de la Primera Eva, la Virgen Eva. En este sentido, para ellos, la Virgen María, en su santidad, se opone a la pecaminosidad de la Virgen Eva; y la Virgen Eva, en su pecaminosidad, se opone a la santidad de la Virgen María. Por eso, como Virgen santa, llaman a María modelo de fe, mujer de obediencia, madre de vida, madre de la libertad, madre de la salvación y desatadora de nudos.  Por el contrario, en la pecaminosidad de la Virgen Eva como Primera Eva, la llaman el modelo de la incredulidad, la mujer de la desobediencia, la madre de la muerte, la madre de la esclavitud, la madre de la condenación y la atadora de nudos.

     En segundo lugar, los autores de la Escritura y la Tradición también comparan la santidad de la Virgen María y Jesucristo, el Segundo Adán y Eva, con la pecaminosidad del Primer Adán y Eva. Asi, la Virgen María y Jesucristo, Madre e Hijo, por su santidad como segunda pareja en la segunda creación de Dios, se oponen a la pecaminosidad de Adán y Eva, la primera pareja, como marido y mujer; y Adán y Eva, por su pecaminosidad, se oponen a la Virgen María y Cristo. Por lo que, en su santa relación de Madre e Hijo, Jesucristo y la Virgen María, como el Segundo Adán y Eva, son descritos, por los autores inspirados, como un padre y una madre espiritual para la humanidad, no por naturaleza, sino por la gracia. De hecho, en su trabajo como Madre e Hijo en la segunda creación de Dios, engendran hijos para Dios, espiritualmente, por adopción, a través del Espíritu Santo. Por eso se les llama madre y padre de la vida, vida divina, para el pueblo de Dios. Asi, el Segundo Adán se hizo hombre por medio de la Segunda Eva para que todas las personas serían recreadas como hijos santos de Dios a través de ellos. Por otro lado, los autores inspirados de la Escritura y la Tradición, describen al Primer Adán y Eva como la madre y el padre de todas las personas, por generación natural, según la carne. Como sus primeros padres, por naturaleza, que pecaron contra Dios, los engendraron a una vida de pecado. Esta es una generación pecadora. En consecuencia, no solo se les llama la madre y el padre del pecado, sino también la madre y el padre de la muerte, porque por su pecado, todas las personas sufren la muerte espiritualmente desde la concepción y por fin morirán físicamente.

     Finalmente, los autores inspirados de la Escritura y la Tradición comparan la santidad de la Virgen María y Jesucristo, el Segundo Adán y Eva, con la pecaminosidad de la Serpiente y Su descendencia, los demonios. Por esta razón, la Virgen María y Jesucristo, Madre e Hijo, por su santidad como el Segundo Adán y Eva, se oponen a la pecaminosidad de la Serpiente y Sus demonios; y por su parte, la Serpiente y sus demonios, por su pecaminosidad, se oponen a la Virgen María y a Cristo. Como resultado, los autores, bajo la inspiración de Dios, describen a la Virgen María en relación con su Hijo, Jesucristo, como la Auxiliadora maternal del Salvador. En su trabajo para salvar a los seres humanos del mal, como Madre e Hijo, aplastan la cabeza de la Serpiente, el Padre del mal, incluidos Sus demonios. Como tal, la Virgen María, como Segunda Eva, es llamada Patrona o Abogada de todas las personas, porque ella intercede ante su Hijo, el Segundo Adán, en su nombre, a través de sus oraciones, en la guerra contra Satanás y sus demonios. Sobre esta base, mediante su ministerio como compañera de su Hijo, el Segundo Adán, la Virgen María participa en la obra de su Hijo para salvar a los seres humanos de la maldad de la Serpiente y sus demonios.

     En todos estos paralelos, por los autores inspirados de la Escritura y la Tradición, Dios revela la perfecta santidad de la Virgen María, la Segunda Eva, como Madre del Segundo Adán, por su oposición a la pecaminosidad de la Virgen Eva y la Serpiente. En este sentido, aquí se opone a todos los pecadores, humanos y demoníacos, a través de su santidad. Según la Tradición, esta oposición a los pecadores, por parte de la Virgen María, la Segunda Eva, no es una oposición parcial e imperfecta, sino una oposición completa y perfecta. Esto significa que ella se opone perfecta y completamente, por su perfecta santidad, a la pecaminosidad de Eva y la Serpiente. Por un lado, la Santísima Virgen, ciertamente se opone total y perfectamente al pecado de Eva y sus hijos, pero también intercede en oración ante Dios por ellos por su salvación para que se arrepientan de sus pecados. Por otro lado, en su perfecta santidad, la Virgen María no reza por Satanás y sus demonios, sino que sigue siendo por toda la eternidad su enemigo perfecto y completo como Auxiliadora materna de su Hijo, el Salvador. Por lo que, en la perfecta y completa enemistad de la Virgen María con el pecado de la Virgen Eva y la Serpiente, los opone plena y perfectamente por su perfecta santidad. Como tal, los paralelos de oposición en la Escritura y la Tradición solo funcionan porque la Virgen María fue concebida por Dios en perfecta santidad a través de la gracia singular de su Inmaculada Concepción y vivió una vida perfectamente santa en la tierra como la Segunda Eva. Así que, ella nunca estuvo sujeta al pecado en absoluto, ni al pecado original ni al pecado personal o actual, porque su Hijo, el Segundo Adán, la salvó, por los méritos previstos de Su pasión, al preservarla del pecado, en creándola inmaculadamente como un ser humano, la Santísima Segunda Eva.

En Cristo con la Santísima María,

Fray Mariano D. Veliz, O.P.

Leave a Reply

%d bloggers like this: